Umberto Eco apuesta por educar en el uso crítico de internet

El catedrático de Semiótica Umberto Eco (Italia, 1932), que este miércoles ha sido investido doctor honoris causa por la Facultad de Comunicación de la Universidad de Sevilla, ha señalado respecto a internet que “es mejor educar a la gente en usar críticamente la libertad que no reducir la libertad“.

A pesar de reconocer que en internet “no se sabe quién habla” y de que contiene información verdadera y falsa, el catedrático ha subrayado, tras recibir la distinción universitaria, que imponer criterios mínimos para incluir información en la red supone “la reducción de la libertad”.

“Internet es una especie de parodia”, ha afirmado Eco tras comparar la red con el personaje de Jorge Luis Borges llamado Funes “el memorioso”, que se caracterizaba por recordar cada palabra que escuchaba o cada hoja de árbol que veía, lo que le convertía en “idiota”.

Eco ha indicado que el fin de la cultura “no es sólo conservar” porque “una memoria sana conserva algunas cosas, pero otras las desecha”, y ha puesto como ejemplo una biblioteca, formada por los libros que desea tener y también por los que ha descartado.

Los libros, inventos imprescindibles como las cucharas

El catedrático, que con la distinción de Sevilla dice que suma 38 doctorados honoris causa de universidades de todo el mundo aunque en su página web se afirma que son 35, se ha preguntado cómo se podrían “filtrar” en la escuelas los sitios de internet para que la información que les llegue a los jóvenes sea fiable.

Por otra parte, el autor de ‘El nombre de la rosa’, que se ha negado a avanzar si está preparando algún libro nuevo, ha señalado que la crisis del periodismo empezó “hace tiempo”, cuando la televisión incluyó telediarios y a las ocho de la tarde ofrecían las noticias que los periódicos sólo podían dar al día siguiente.

Además, ha recordado que los jóvenes ya no leen periódicos porque disponen de internet, y ha vaticinado que los diarios escritos vivirán “mientras los leamos los viejos”.

Eco ha señalado que desde hace quince años le preguntan si desaparecerán los libros tradicionales en favor de los electrónicos, aunque ha asegurado que eso no ocurrirá porque “son la mejor forma de transmitir información” y son hallazgos como “los cuchillos o las cucharas”, que una vez inventados “ya no se puede prescindir de ellos”.

Además, ha subrayado que “no hay ninguna garantía de que los artilugios informáticos puedan conservar la información” como lo hacen los libros, por lo que en lugares como la Biblioteca Nacional de París toda la documentación está informatizada pero los fondos también se conservan en papel porque es “la única garantía” de que se mantengan.

Fuente

Descargar discurso en pdf

Libro: Cómo funciona La Web

Este Libro dirigido por el Dr. Gonzalo Navarro Badino, puede, o no ser de utilidad. Entre otras cosas expone cómo funciona ese producto tan propio de nuestros tiempos que es la Web, y segun los propios autores, “pretende, a nivel de divulgación, dar a conocer las diferentes facetas que están detrás del funcionamiento de la Web”.

Enlace online

Descargar libro

Cambios lingüísticos
ante el proceso de innovación tecnológica
de la comunicación digital

Ana María Calvo Revilla
Universidad San Pablo-CEU de Madrid

1. INTRODUCCIÓN

El desarrollo de los medios informáticos y de las nuevas tecnologías en la red ha transformado de un modo sustancial la configuración de la cultura y de la información, generando nuevos usos de la lengua escrita y creando nuevas formación de comunicación humana.

Anteriormente a la acuñación del término hipertexto1 en 1981 por Theodor H. Nelson -quien se refirió con este término a un tipo de texto electrónico, a una escritura no secuencial que, mediante la existencia de una serie de bloques de texto conectados entre sí por nexos, permite al usuario establecer una multiplicidad de itinerarios de acceso y ampliar la información en una pantalla interactiva-, en julio del año 1945, el concepto había sido desarrollado por Vannevar Bush en un artículo publicado en la revista Atlantic Monthly titulado Cómo podemos pensar; en dicho artículo Bush, a partir del diseño de la nueva arquitectura filosófica y técnica del nuevo mundo del ciberespacio y de los ordenadores, trazaba un paralelismo interesante entre el funcionamiento de la mente humana mediante asociación de ideas y el hipertexto, que sigue también esa tendencia natural a la “selección por asociación”, al no seguir un hilo único y lineal.

Al suprimir la linealidad, propia del texto impreso, el hipertexto carece de la unidad característica de lo escrito; y, si bien los nexos contribuyen al enriquecimiento de las relaciones con otros textos, también favorecen la dispersión y fragmentación del texto en otros textos. Hacemos alusión a este aspecto con palabras de G. P. Landow:

“La necesaria contextualidad e intertextualidad, que surgen al situar unidades de lectura en una red de trayectos fácilmente navegables, entretejen los textos, incluidos los de otros autores y los de medios no verbales. Un efecto de este proceso es que debilita, y tal vez destruye, cualquier sentido de unicidad textual” (Landow 1995:74).

Es un texto electrónico ordenado y estructurado, pero no secuencialmente; a través del hipertexto, combinando información procedente de fuentes diversas, el lector puede acceder a un gran número de bases de datos de forma asociativa y organizada; por este motivo, precisa una buena estructuración de la información para que pueda contribuir a aumentar la capacidad cognitiva del lector; por el contrario, puede provocar situaciones de desorientación, pérdida de la ubicación y desbordamiento cognitivo si no está bien estructurado. Las posibilidades técnicas de la sociedad virtual han de ser un medio de comunicación, en el que se ha de evitar que el centro de gravitación resida en el medio, en la red, en detrimento del mensaje.

Como ha señalado Jaime Olmedo, el web -término creado en 1989 por Tim Berners-Lee, investigador del CERN (Centro Europeo de Investigación Nuclear)- es uno de los medios de comunicación basados en Internet, pero no el único, pues a través de la red se accede “al correo electrónico, al envío y recpeción de archivos, a un servidor desde un sistema remoto, tablones de anuncios, páginas informativas y, por supuesto, el World Wide Web” (Olmedo 2001), aunque aquí nos centraremos, sobre todo, en el web y el correo electrónico.

Continua en fuente

SE COMUNICAN MEDIANTE INFRASONIDOS
Una científica americana decodifica parte del lenguaje de los elefantes

La bióloga americana Andrea Turkalo lleva más de 20 años en África estudiando el lenguaje de los elefantes. En una entrevista a la cadena CBS ha relatado sus avances en el estudio del complicado lenguaje de los mamíferos, en un esfuerzo por crear “el primer diccionario de elefante del mundo”.

2010-01-05

LIBERTAD DIGITAL

Andrea Turkalo estudia junto a un grupo de científicos en el centro de África, en Dzanga, a un grupo de cincuenta elefantes que viven salvajes en medio de la selva. Allí trata de clasificar las vocalizaciones de los paquidermos, tratando de entender la conexión de estos con su comportamiento, clasificándolos en categorías.

Turkalo ha descubierto que estos animales se comunican mediante sonidos de baja frecuencia y lo compara “como un gran gato roroneando”. Estas vocalizaciones ayudan a mantener a unos grupos en contacto con otros, y cuando tratan de aparearse, emiten un especial zumbido que es especialmente bajo y más palpitante.

Pero estos son los dos únicos casos en los que el oído humano puede captar sus sonidos: cuando buscan mantener al grupo en contacto, y cuando reclaman contacto sexual. Esta es solo una pequeña parte de las vocalizaciones de los elefantes, según Peter Wrege, biólogo de la Universidad de Cornell.

“La base de su vocalización son los infrasonidos. En otras palabras, la frecuencia en que se basan la mayoría de sus comunicaciones está por debajo de lo que podemos oír” asegura Wrege.

Durante la entrevista concedida al programa 60 minutos de la CBS, Andrea Turkalo explicó algunas de las técnicas de su equipo para captar los sonidos, como modificar las velocidades de grabación, y así poder escuchar los incesantes ruidos de los enormes paquidermos.

Ni lengua ni libertad

En el pulso entre la libre elección de la lengua escolar y la defensa del idioma, Galicia emerge con una tercera vía – Pero tampoco es solución

¿Quién elige la lengua en que van a aprender los niños en la escuela en una comunidad con dos lenguas cooficiales? ¿El Gobierno, los profesores, los padres? ¿Cómo se combina la libertad de elección de estos últimos con la protección de la lengua más débil, en inferioridad de condiciones, y con una organización más o menos lógica, más o menos eficaz, del sistema? Después de tres décadas de democracia parece que todavía no se han encontrado las respuestas óptimas a estas preguntas, a juzgar por el incesante debate, enconado en muchas ocasiones, y en muchas ocasiones más político que educativo, sobre los modelos que han ido instaurando en España las comunidades con lengua cooficial.

continuar nota en fuente

______________________________________________________

Hoy llegan los Reyes Magos, esos desconocidos

La cultura -laica y religiosa- se ha empobrecido tanto, que es cada vez más frecuente encontrar jóvenes que ignoran hechos fundamentales narrados en los libros sagrados.

Por: Umberto Eco
Fuente: ESCRITOR Y ENSAYISTA ITALIANO

Estos últimos días, he asistido casi por casualidad a dos episodios interesantes: una quinceañera hojeaba muy interesada un libro de reproducciones de arte y otros dos quinceañeros visitaban (fascinados) el Louvre. Los tres habían nacido y habían sido educados en países rigurosamente laicos y en familias no creyentes. Por eso, cuando veían “La balsa de la Medusa” entendían que unos desgraciados acababan de escapar de un naufragio, o que los dos personajes de Francesco Hayez que se ven en la Academia de Brera eran dos enamorados, pero no conseguían comprender por qué el Beato Angélico representó a una chica hablando con un marica con alas o por qué un señor trastornado bajaba a trompicones una montaña llevando a cuestas dos losas de piedra muy pesadas y emanando rayos luminosos por los cuernos.

Naturalmente los chicos reconocían algo en una Natividad o en una Crucifixión, porque ya habían visto algo parecido pero, si en el pesebre se introducía a tres señores con manto y corona, ya no sabían quiénes eran ni de dónde venían. Es verdad que esto también le pasaba a Mateo, pero no es éste el punto. Es imposible entender digamos tres cuartos del arte occidental si no se conocen los hechos del Antiguo y del Nuevo Testamento y las historias de los santos.

¿Quién es la chica con los ojos sobre un platito de plata? ¿Sale de la noche de los muertos vivientes? Y un caballero que corta por la mitad una prenda de vestir, ¿está haciendo una campaña anti-Armani? Sucede que, en muchas situaciones culturales, chicos y chicas aprenden en el colegio todo sobre la muerte de Héctor y nada sobre la de San Sebastián, todo sobre las bodas de Cadmo y Harmonía pero nada sobre las bodas de Caná.

En algunos países hay una fuerte tradición de lectura de la Biblia, y los niños se lo saben todo sobre el becerro de oro, y nada sobre el lobo de San Francisco. En otros sitios se los ha embutido de Via Crucis y han quedado a oscuras de la “mulier amicta solis” del Apocalipsis.

Ahora bien, lo peor sucede, obviamente, cuando un occidental (y no sólo los quinceañeros) tienen que vérselas con representaciones de otras culturas, cada vez más presentes puesto que la gente viaja a países exóticos mientras los habitantes de esos países vienen a instalarse aquí. No hablo de las reacciones perplejas de un occidental ante una máscara africana, o de sus risas ante esos Budas oprimidos por la celulitis (que además, si se lo preguntamos, estarán dispuestos a contestar que Buda es el dios de los orientales tal y como Mahoma es el dios de los musulmanes). Lo peor es que muchos de nuestros vecinos de casa estarían dispuestos a pensar que la fachada de un templo hindú ha sido diseñada por un comunista para representar lo que sucedía en los festines que Silvio Berlusconi daba en sus villas, y menean la cabeza cuando ven que los mismos hindúes se toman en serio a un señor en cuclillas con cabeza de elefante, sin darse cuenta de que ellos no encuentran nada extraño en una persona divina representada como una paloma.

Por lo tanto, más allá de cualquier consideración religiosa, e incluso desde el punto de vista más laico del mundo, es necesario que los chicos en el colegio reciban una información básica sobre ideas y tradiciones de las distintas religiones. Pensar que no es necesario equivale a decir que no hay que enseñarles quiénes eran Zeus o Atenea porque eran sólo cuentos para las viejecillas del Pireo. Pero claro, querer resolver la educación de las religiones con la educación de una sola religión (por poner un ejemplo, la católica en Italia) es culturalmente peligroso porque, por una parte, no se puede impedir que no asistan a esa hora los alumnos que no creen o los hijos de los no creyentes, con lo que se pierden un mínimo de elementos culturales fundamentales; y, por la otra parte, se excluye de la educación religiosa toda alusión a otras tradiciones religiosas.

No sólo, la hora de religión católica puede transformarse en un espacio de discusión ética, absolutamente respetable, sobre los deberes hacia nuestros semejantes o sobre la esencia de la fe, pasando por alto esas noticias que nos permiten distinguir una Fornarina de una Magdalena arrepentida.

También es verdad que los de mi generación estudiamos todo sobre Homero y nada sobre el Pentateuco; en el bachillerato nos enseñaban todo sobre Burchiello y nada sobre Shakespeare, y recibimos pésimas lecciones de historia del arte pero aun así hemos conseguido sobrevivir, porque evidentemente había algo en el aire que nos hacía llegar estímulos y noticias.

Pero esos tres quinceañeros de los que hablaba, que no sabían reconocer a los Reyes Magos, me sugieren que también el aire nos transmite cada vez menos informaciones útiles, y cada vez más informaciones absolutamente inútiles. Que los Reyes Magos mantengan sus seis santas manos sobre nuestras cabezas.

Copyright New York Times Syndicate, 2010.

______________________________________________________________

Umberto Eco en breve reflexión sobre la belleza y la fealdad

Anuncios

0 Responses to “Actualidad, interés”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




octubre 2017
L M X J V S D
« Jun    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  

A %d blogueros les gusta esto: